Cómo abrir una tienda de barrio

Anuncios publicitarios

Lo atractivo de las tiendas de barrio es que son comercios pequeños y cercanos a las personas que habitan en una localidad. En ellas pueden conseguir los productos que necesitan y comprar de manera rápida, lo que no ocurre en la mayoría de los supermercados de cadena, que suelen estar abarrotados de clientes y se generan grandes filas para pagar en las cajas.

lea también:

¿Por qué montar una tienda de barrio?

Las personas necesitan de estos comercios porque son prácticos y útiles. La mayoría de las tiendas de barrio tienen clientela fija y por eso sus ganancias se mantienen y el negocio crece.

Por otra parte, la inversión es relativamente baja si se compara con abrir un supermercado grande. Así que si tu presupuesto es limitado, pero aún te alcanza para emprender una tienda pequeña, puedes aprovechar los recursos que tienes para surtirla mejor.

Por último, al vender víveres se garantiza la entrada de dinero constante, pues son productos que deben comprarse con cierta periodicidad. Al estar ubicados en una zona residencial, es seguro que los clientes tengan tu comercio como primera opción cuando necesitan hacer una compra pequeña o rápida.

Cómo abrir una tienda de barrio

Si deseas emprender un negocio de este tipo, te explicamos a continuación qué debes hacer y qué tener en cuenta para abrir tu propia tienda de barrio. ¡Toma nota!

  • Plan de negocios.

Luego de determinar tu modelo de negocio (idea) y de estudiar a tu futura competencia (otros minimercados), debes elaborar un documento llamado plan de negocios. En él debes desglosar el presupuesto y hacer una proyección sobre cómo crecerá el negocio en determinados plazos, entre otras cosas.

  • Licencias y permisos.

Cada negocio necesita de permisos específicos para poder operar. En el caso de una tienda de comestibles, debes investigar qué requisitos piden en tu localidad, pues dependiendo de la región donde esté ubicada varían los permisos.

Sin embargo, uno fijo en todos los negocios de comida es el de manipulación de alimentos, especialmente si preparan productos in situ. También puedes averiguar acerca de las licencias para la venta de comestibles al por menor.

Anuncios publicitarios


  • Ubicación.

La ubicación de la tienda es fundamental para que tenga éxito. Debes escoger un sitio céntrico, de fácil accesibilidad y sobre todo, que esté cerca de una zona residencial o de oficinas. Recuerda que este comercio es más para tener clientela fija (vecinos), que esporádica. En este sentido, no es muy recomendable tener muy cerca otras tiendas de este estilo.

  • Establecimiento.

El local debe contar con el espacio suficiente para albergar una gran variedad de productos, pero no ser del tamaño de un supermercado de cadena. La idea es que los clientes puedan encontrar allí lo necesario para una compra rápida y completa en poco tiempo, así que largos pasillos y muchas cajas no son la mejor distribución del espacio.

No obstante, aunque la tienda sea pequeña, debe incluir una oficina administrativa, un área de depósito o almacén y un área de descarga.

  • Equipamiento.

En el local debes incluir estanterías, vitrinas, neveras, barra de despacho, área de caja, carritos y/o cestas para la compra, sistemas de etiquetado, el inventario para la venta, etc.

  • Proveedores.

Trabaja con varios proveedores para que no te quedes sin mercancía. Los sistemas de distribución privados o de grandes cadenas de supermercados son bastante eficaces y logran cubrir la demanda en el tiempo adecuado. Tú puedes trabajar con agentes autorizados o directamente con los distribuidores de las marcas que te interesa comercializar.

  • Inventario.

Debes trabajar con cantidades reducidas pero que se reponen con mayor frecuencia que en los supermercados grandes. Ten mayor cuidado con los productos perecederos, pues se dañan con mayor rapidez, así que debes invertir en los que más se venden. Entre los productos que puede vender en una tienda de barrio se encuentran los siguientes:

Anuncios publicitarios

  • Aceite comestibles.
  • Aderezos.
  • Avena.
  • Azúcar.
  • Café.
  • Cereales.
  • Especias.
  • Flan en polvo.
  • Gelatinas en polvo.
  • Harina.
  • Harina preparada.
  • Sal.
  • Salsas envasadas.
  • Sazonadores.
  • Sopas en sobre.
  • Mayonesa.
  • Mermelada.
  • Miel.
  • Te.
  • Vinagre.
  • Huevo.
  • Pastas.
  • Fréjoles enlatados.
  • Sardinas.
  • Atún en agua/aceite.
  • Ensaladas enlatadas.
  • Sopa en lata.
  • Vegetales en conserva.
  • Leche condensada.
  • Leche deslactosada.
  • Leche en polvo.
  • Leche evaporada.
  • Leche light.
  • Leche pasteurizada.
  • Leche saborizada.
  • Leche semidescremada.
  • Yogur.
  • Mantequilla.
  • Margarina.
  • Queso.
  • Cacahuates o palta.
  • Caramelos.
  • Chocolates.
  • Gomas de mascar .
  • Pastelillos.
  • Pan dulce.
  • Pan tostado.
  • Aguacates.
  • Ajos.
  • Cebollas.
  • Chiles.
  • Cilantro/Perejil.
  • Jitomate.
  • Papas.
  • Limones.
  • Manzanas.
  • Naranjas.
  • Plátanos.
  • Agua mineral
  • Agua natural.
  • Agua saborizada.
  • Jarabes.
  • Jugos/Néctares.
  • Naranjadas.
  • Energetizantes.
  • Refrescos.
  • Cerveza.
  • Anís.
  • Ron.
  • Tequila.
  • Sidra.
  • Whiskey.
  • Vodka.
  • Salchicha.
  • Mortadela.
  • Tocino.
  • Jamón.
  • Manteca.
  • Chorizo.
  • Carne de puerco/res/pollo.
  • Toallas húmedas.
  • Toallas femeninas.
  • Algodón.
  • Cepillo de dientes.
  • Shampoo/ Acondicionador.
  • Crema corporal/facial.
  • Papel higiénico.
  • Crema para afeitar.
  • Pañuelos desechables.
  • Desodorantes en barra/aerosol.
  • Maquillaje.
  • Enjuague bucal.
  • Jabones corporales/tocados.
  • Suavizante de telas.
  • Pilas.
  • Servilletas.
  • Aromatizantes.
  • Jabón de barra.
  • Insecticidas.
  • Desinfectantes.
  • Detergentes para trastes.
  • Detergente para ropa.
  • Paletas/ Helados.
  • Velas y fósforos.
  • Vasos desechables.
  • Cinta adhesiva.
  • Cucharas de plástico.
  • Tenedores de plástico.
  • Platos desechables.
  • Focos.
  • Tarjetas telefónicas.
  • Recargas móviles.
  • Hielo.
  • Cigarros.
  • Personal.

En tu tienda no puede haber tantos trabajadores, pues el espacio es reducido. Una persona debe encargarse de la caja, que es donde más apoyo se necesita. Esa misma persona puede administrar el lugar si se organiza, aunque es recomendable que lo haga otro empleado desde la oficina.

Para despachar la mercancía necesita una o dos personas más, que a su vez se pueden encargar de orientar a los clientes para que encuentren lo que buscan. Por último, si vendes charcutería, es necesario que una persona se encargue específicamente de esa área.

  • Marketing.

Dar a conocer tu negocio es esencial para atraer clientes potenciales. Puedes hacer una inauguración comercial ofreciendo promociones y descuentos para llamar la atención de quienes transitan por ahí.

Son muchas las estrategias que puedes utilizar para ganar la fidelidad de tus clientes, como un sistema de cupones, tarjetones de descuento, promociones de la tienda, etc.

También puedes repartir volantes a quienes estén cerca, montar un anuncio cerca del local y abrir perfiles en redes sociales. Quizás no consigas muchos seguidores al comienzo, pero puedes conseguir la atención de personas que vivan o trabajen cerca de tu tienda por medio del uso de etiquetas o siguiendo a quienes siguen los perfiles de comercios aledaños al tuyo o pertenecientes al mismo nicho.

Anuncios publicitarios

0 a “Cómo abrir una tienda de barrio”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar