El sector inmobiliario es un rubro para el que siempre existirá demanda, pese a los altibajos de la economía. Las viviendas nunca dejarán de ser una necesidad, y esto hace que este mercado se fortalezca cada vez más. Sin embargo, montar una inmobiliaria no es una decisión que deba tomarse a la ligera.

La actividad de intermediación inmobiliaria es compleja, y por ello es importante analizar y controlar una serie de variables previo a la apertura de una agencia. Desde el marco jurídico hasta las decisiones a tomar sobre los bienes. Si quieres saber qué se necesita para montar una inmobiliaria, este artículo es para ti.

Te puede interesar: 

¿Cómo funciona una inmobiliaria?

Negocio-inmobiliario

Una inmobiliaria es el de intermediario en el proceso de compraventa o renta de una propiedad. Se encarga de realizar las gestiones necesarias para acercar a las partes involucradas en la negociación. Para conseguirlo de forma exitosa, la empresa debe poseer un profundo conocimiento sobre el funcionamiento del mercado. Así, podrá ofrecerles a sus clientes los datos necesarios para realizar una operación confiable, a precio justo y en menos tiempo.

El trabajo de la inmobiliaria implica una serie de trámites administrativos, desde la valoración y promoción del inmueble hasta la búsqueda de un comprador.

Servicios de una inmobiliaria

Los servicios de la inmobiliaria incluyen:

  • La promoción de la vivienda para encontrar compradores.
  • Asesoría al propietario sobre el precio de venta y valoración del inmueble.
  • La gestión de visitas y persuasión de los compradores potenciales.
  • El papeleo de la compraventa.

Explicamos mejor cada función y sus etapas:

1. Valoración

Se trata de una evaluación que realiza el personal de la inmobiliaria para determinar un precio estimado de la propiedad. Las dimensiones, ubicación, antigüedad y todo los demás datos útiles para su valoración; así como la vista, la orientación, el estado del inmueble y el espacio interior que ofrezca.

La decisión sobre el precio final del inmueble siempre será tomada por el vendedor. Sin embargo, el cliente debe saber que, por ejemplo, venderlo sobre el precio valorado puede limitar el número de ofertas y extender el proceso.

banner-ebook-como-iniciar-no-una-sino-100-ideas-negocios-interior
Comisiones

Cuando ya el cliente y el agente han llegado a un acuerdo sobre monto del inmueble, el representante de la inmobiliaria presenta sus condiciones de venta y el monto que se debe cancelar por comisiones, servicio, impuestos y honorarios.

2. Nota de encargo

La nota de encargo es un documento en donde se especifican los acuerdos y el monto estipulado por ambas partes durante la valoración. Es una especie de contrato y su cumplimiento es obligatorio una vez concretada la venta. Se elabora cuando el cliente decide que la inmobiliaria realizará todo el proceso de venta o alquiler.

Algunas agencias exigen exclusividad del bien, pero en otras no es obligatorio. Una vez firmada la nota de encargo la empresa publicará el inmueble en su portal, redes sociales y otros medios.

3. Visitas

Esta etapa del proceso corresponde a todas las visitas que han de hacer los potenciales compradores al inmueble, con previa coordinación de los dueños. Es una labor ejecutada exclusivamente por la inmobiliaria.

Tipos de inmobiliaria

Casas-a-pequeña-escala-alusivas-a-negocio-inmobiliario

Si quieres montar una inmobiliaria es importante que definas qué tipo de negocio establecer, pues con base en eso tomarás las siguientes decisiones pertinentes. Te contamos cuáles son:

  • Boutique: Las agencias tipo boutique tienen una cartera limitada de clientes y gestionan propiedades de alta rotación. Su objetivo es mantener una relación cercana con propietarios de varios inmuebles y apuntan a captar áreas de mucha demanda.
  • Almacén: Las inmobiliarias tipo almacén aceptan casi cualquier inmueble, pues apuestan a captar negociaciones por la variedad de inmuebles que ofertan. No manejan exclusividades ni limitan sus clientes. Además, comercializan pisos y casas de todo tipo y variada ubicación.

Requisitos para montar una inmobiliaria

Inmobiliaria-virtual

Para montar una inmobiliaria, la sociedad es el modelo más conveniente en el tráfico mercantil. Si quieres abrir una, los requisitos son los siguientes (pueden variar un poco de acuerdo con el país):

  • Creación de la sociedad.
  • Solicitud de un número de identificación fiscal provisional.
  • Formalización de la escritura pública ante notario.
  • Liquidación del impuesto de Actos Jurídicos Documentados.
  • Inscripción de la escritura en el Registro Mercantil de la provincia o ciudad.
  • Licencia de apertura.
  • Informe de Riesgos Laborales.
  • Trámites en Seguridad Social.
  • Seguro de caución o garantía.
  • Ajustes de acuerdo con la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales.

Cómo iniciar una empresa inmobiliaria

Agente-inmobiliario

Una inmobiliaria es equiparable a cualquier otro negocio físico, para lo cual será necesario abrir una oficina, contratar personal, entre otros gastos. Sin embargo, hoy día con el manejo de la tecnología también es posible elegir otras alternativas, como crear una inmobiliaria virtual.

Acá te mostramos, paso a paso, lo que se necesita para montar una inmobiliaria:

1. Elige un tipo de actividad inmobiliaria

Puedes empezar a vender casas de dos formas: siendo autónomo o mediante una sociedad:

  • Autónomo: En este caso actuarás en nombre propio y bajo tus propias responsabilidades. Tendrás menos costes asociados, lo que hará tu gestión más sencilla.
  • Sociedad: Llevar las cuentas de una sociedad es mucho más complicado que como vendedor autónomo, y también es más costoso. Pero, a cambio, tendrás algunas ventajas a nivel fiscal. Podrás incluso, tener una empresa con nombre propio y convertirte en un empleado más.

2. Selecciona la ubicación

Es imprescindible tener una oficina bien situada para poder tener visibilidad y que la gente se interese por tus inmuebles. Además, debes garantizar que tus clientes puedan llegar fácilmente y aparcar su carro. Para ello debe ser de fácil acceso y con estacionamientos cerca.

Entre mejor sea la ubicación, más caro será el alquiler de la oficina. En una ciudad pequeña, por ejemplo, un local mediano puede oscilar alrededor de los 1 200 € al mes.

3. Escoge la oficina

La oficina apropiada debe tener un lugar para recibir a los clientes cómodamente. Sin embargo, debes tener en cuenta los gastos que implica. Estos pueden ascender hasta los 2 000 € mensuales.

  • 1 200 € de alquiler
  • 200 € de agua y luz
  • 100 € de limpieza
  • 300 € de seguros
  • 100 € de material de oficina
  • 100 € de mantenimientos varios

La oficina solo es necesaria si quieres montar una inmobiliaria grande y con un equipo presencial. Sin embargo, hoy es perfectamente posible trabajar online y vender pisos a través de internet. Para esto puedes contemplar la idea de un despacho en un centro de negocios o en un espacio de coworking. No tendrás las comodidades de una oficina, pero tampoco sus gastos.

4. Compra el mobiliario

Después de conseguir un sitio para tu inmobiliaria, debes comprar todo el material de oficina necesario, entre los que se encuentran:

  • Mesas.
  • Sillas.
  • Cableado.
  • Ordenadores.

Además de eso, necesitarás tener un presupuesto mensual para comprar herramientas y tecnología que vayas necesitando. Algunas de estas incluyen:

  • Una buena cámara de fotos.
  • Un portátil o PC.
  • Memorias flash USB.
  • Cargadores y baterías.
  • Móviles.
  • Adaptadores.

5. Contrata el personal

En el negocio inmobiliario hay mucho papeleo por hacer, así que aunque decidas empezar con tu agencia inmobiliaria en solitario, te será imprescindible contar con un asistente, como mínimo.

Tendrás que realizar todo tipo de gestiones como mandar emails, realizar los presupuestos correspondientes, trámites, entre otras cosas. Esto consume gran cantidad de tiempo y te resta espacio para tu actividad central, que es vender casas.

6. Apóyate del marketing inmobiliario

El marketing inmobiliario te ayudará a ganar visibilidad y generar ventas a largo plazo. Para ello, puedes recurrir a distintos canales de venta:

  • Portales inmobiliarios.
  • Página web.
  • Vallas publicitarias.
  • Folletos.
  • Redes sociales.

Puedes empezar con un blog inmobiliario y posicionar tu página web en Google. O puedes contratar una valla publicitaria en un punto estratégico. Sea como sea, debes siempre pensar en cómo vender casas más rápido.

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Tener una página web inmobiliaria propia es importante. Aquí tienes todo el control que necesitas y también es recomendable invertir en ella para generar tráfico y visitas de forma orgánica. No es sencillo, pero a largo plazo una buena estrategia de branding inmobiliario te puede reportar más ingresos que los propios portales.

Recomendado: Cómo ganar dinero con un blog | Guía 2020 para monetizarlo con éxito

Palabras finales

Para montar una inmobiliaria requieres de una sólida planificación previa, pues de esta dependerá la viabilidad de tu empresa y sus opciones de éxito. Es necesario que estudies ejemplos de éxito y adoptes aquellas características que pueden ser positivas para tu emprendimiento.

Asimismo, debes ser estricto con los aspectos legales y permisos. Si bien, dominar los trámites legales necesarios no influirá en la rentabilidad de tu negocio inmobiliario, esto te permitirá operar con todas las garantías.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.