Si lograste emprender con éxito y crees que tu negocio tiene potencial de expansión, crear una franquicia puede ser la mejor opción. Con este sistema tienes la oportunidad de expandir y fortalecer tu marca de manera más rápida y con menos riesgos.

Si quieres saber qué es una, cuáles son sus ventajas, qué debes tener en cuenta y qué pasos debes seguir para crear una franquicia o saber cómo se franquicia un negocio, ¡sigue leyendo! En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber.

¿Qué es una franquicia?

Imagina que el negocio con el que decidiste emprender ha tenido un éxito increíble. Tus productos generan impacto en la gente y todos quieren adquirirlos. Además de eso, has desarrollado un modelo de negocio que te permitió alcanzar rápidamente un punto de equilibrio y ahora puedes re-invertir parte de las ganancias en mejorar y expandir tu empresa.

Es en este punto en donde el concepto de franquicia puede resultar muy atractivo. ¿Por qué? Porque este modelo de negocio le permitirá a tu marca expandirse, solidificarse, hacer crecer sus posibilidades de negocio, ampliar las formas en las que genera ingresos y posicionarse a nivel nacional y hasta internacional si logras utilizar esta estrategia de una manera óptima.

Pero bueno, te estarás preguntando «¿En qué consiste una franquicia?» . Pues las franquicias constituyen un esquema comercial que consiste en un acuerdo entre dos partes (franquiciado y franquiciante) para que la primera pueda comercializar con los productos, marca y modelo de negocio de la segunda.

Cómo funciona una franquicia

Ilustración de mapa del mundo con varias tiendas sobre él y una mano colocando otra de las mismas. Abajo una leyenda que dice "Franchise"

Antes de aprender cómo crear una franquicia, debes saber cómo funciona una franquicia. Sabemos que de entrada esta forma de negocio puede ser un poco confusa por la complejidad que implica. Sin embargo, una vez conoces la estructura general y los conceptos técnicos que necesitas para entender en qué consiste, puedes identificarla fácilmente en el mercado. De hecho, empezarás a darte cuenta de que estás rodeado de empresas que utilizan este modelo de negocio y no lo habías notado.

Aquí te explicamos brevemente cómo funciona este esquema comercial para que vayas entendiendo cómo crear una franquicia.

Conceptos clave

Lo primero que necesitas saber es que este es un negocio que involucra principalmente dos actores: al franquiciantey al franquiciado. El primero, el franquiciante, es quien posee la marca y el negocio que quiere replicar. Es decir, el que quiere ofrecer franquicias. El franquiciado, por su parte, es quien decide invertir en un negocio con una marca reconocida y un modelo de negocio probado. Es decir, es el que compra una franquicia.

Este modelo consiste en que el franquiciante concede al franquiciado una licencia para que use su marca y reproduzca sus productos y modelo de negocio.

Cuotas comunes

A cambio de esto, como retribución al uso de la marca y el acceso al conocimiento, el franquiciado realiza ciertos pagos al franquiciado. Estos suelen incluir:

  • Una cuota (o canon) inicial de franquicia. Este pago de entrada es la forma de “comprar” los derechos de uso de la marca de la que se quiere ser franquiciado.
  • Regalías por el uso de la marca. Uno de los términos que más vas a ver al leer sobre franquicias es el de royalties o regalías. Estas consisten en un monto que, generalmente, se cobra a partir de un porcentaje sobre el valor de las ventas netas o el valor de las ventas brutas por la explotación comercial de la marca que pertenece al franquiciante. Este pago puede ser mensual o semanal.
  • Cuota (o canon) de marketing y publicidad. Dado que la empresa franquiciante lo es porque tiene una marca sólida y reconocida, este cobro se hace con la intención de seguir desarrollando campañas de posicionamiento para mantener el sustento de su éxito. Como el franquiciado no va a tener que realizar ninguna inversión en publicidad para él mismo, la marca franquiciante se sigue haciendo cargo de esto a cambio de una cuota.

Estos son los pagos más comunes pero dependiendo del tipo de franquicia podrían cobrarse otro tipo de cuotas. Por ejemplo, en las franquicias online, si hay que adquirir algún tipo de software para desarrollar el negocio, también podría cobrarse una cuota de mantenimiento del software.

El contrato

El pago de estas cuotas se establece en un contrato, que es el reglamento que mediará la relación entre franquiciante y franquiciado. La información de este contrato además de las cuotas de pago, deberá incluir información sobre las obligaciones de ambas partes. Es decir, deben especificarse los deberes  y derechos tanto del franquiciante como del franquiciado.

De igual manera, generalmente se incluye información sobre la vigencia del contrato, si hay posibilidad de renovación y cuáles serían las condiciones de la misma. También se debe especificar el territorio de operación, si el franquiciado tiene exclusividad, las causales de término del contrato, las penas en caso de incumplimiento y las condiciones de solución para disputas y controversias. Finalmente, no pueden faltar las cláusulas relacionadas con el uso de propiedad intelectual (es decir, la marca), teniendo en cuenta que lo que se está vendiendo/comprando es la creación del franquiciante: su imagen y su forma de negocio.

El know-how

Esta información sobre la forma de negocio y cómo utilizarla, se consigna en un manual de operaciones que también incluye información sobre cómo elaborar los productos a vender. A esta información normalmente se le conoce como know-how y es esencial para saber cómo crear una franquicia.

De cualquier manera, para llegar a establecer aquello que se pondrá en el contrato y en el know-how, el franquiciante tiene que realizar una serie de pasos previos que te expondremos más adelante cuando te hablemos de cómo crear una franquicia en 10 pasos.

Ventajas del modelo de negocio franquicia

ilustración de una mano sacudiendo una casita con el letrero de "franquicia" mientras caen monedas en otra mano

El sistema de franquicias es una poderosa técnica de crecimiento y desarrollo de negocios en red. En definitiva, iniciar un negocio de franquicia es el mejor camino para quien quiere hacer crecer su idea, pero no tiene el capital necesario para expandirse con una filial en cada ciudad de las distintas regiones.

Por otro lado, una vez se logra una sólida red a nivel nacional, se abre la oportunidad para que los empresarios de otras partes del mundo lleven la marca del franquiciante afuera de las fronteras.

Los franquiciados tendrán tu apoyo y soporte con la creación y gestión del negocio y en cambio tu tendrás una marca más fuerte y un porcentaje de los beneficios de cada unidad.

El franquiciado paga para formar parte de eso, ya que tendrá acceso a un sistema de negocio probado y estandarizado, pero aún así asume la responsabilidad de hacer que el negocio vaya bien. Entonces, entre más apoyo y guías claras le ofrezcas, más probabilidad hay de esto. Y al final, si todos tus franquiciados tienen éxito, tú también lo tendrás.

Detalles a cuidar si quieres desarrollar este modelo de negocio

Debes tener en cuenta que si quieres desarrollar un modelo de franquicias es porque ya tienes un modelo de negocio estable y estandarizable. Es en este momento cuando puedes decir «creo que es momento de hacer una franquicia de mi negocio».

Esto es importante porque sólo así podrás generarla confianza suficiente para que otra persona decida que invertir en tu marca es una buena apuesta. Así que debes tener especial cuidado con que tu negocio esté estandarizado para que sea replicable en otros mercados que pueden incluir variables diferentes a aquel en el que te encuentras.

De igual manera, la estabilidad te ayudará a haber ahorrado un capital importante para que inviertas en la sistematización de procesos y en la puesta en marcha de tu modelo de franquicias.

Otra cosa fundamental para empezar una franquicia, es el apoyo y respaldo que puedes ofrecer a los franquiciados. Para esto, igualmente deberás desarrollar un programa de capacitación, protocolos, y un sistema que permita un seguimiento constante de los negocios que llevarán tu nombre.

Al mismo tiempo, la creación de las franquicias inevitablemente provocará que pierdas un poco el panorama global de tu imagen, pues aunque exista un contrato, los franquiciados llevarán el negocio a su manera y tu no podrás controlarlos del todo.

Cómo crear una franquicia en 10 pasos

ilustración de persona insertando monedas en una cajita que simboliza una franquicia y que se va volviendo cada vez más grande

Si quieres crear tu propia franquicia, deberás seguir estos pasos.

# 1. Haz un análisis profundo y objetivo respecto al éxito de tu negocio

Recuerda que aquí todo se trata de la confianza. Nadie va a invertir en un negocio ajeno a menos de que éste le haga sentir seguridad en su inversión. Nadie se interesará en franquear un modelo de negocio que no tiene éxito. Este es el punto base de todo. No es de suponer que tu negocio es maravilloso y lucrativo, hay que tener pruebas convincentes de ello.

Si no tienes mucha facilidad con los números, contrata una empresa o estadista que pueda ayudarte a visibilizar las cifras de tu negocio. Este tipo de datos concretos son los que debes presentar a los interesados en adquirir una de tus franquicias.

Analiza todos tus números y echa un vistazo hasta qué punto tu negocio es más que rentable.

Otra cosa para evaluar es el interés de los emprendedores por él. Es un hecho que cuando un negocio tiene éxito aparecen muchas personas interesadas en sociedad y en franquicia. ¿Eso ya te sucedió?

# 2. Estandariza tu forma de negocio y sistematiza los procesos

Digamos que las cifras fueron muy positivas y te permitirán mostrar fácilmente que tu negocio tiene éxito. Esto todavía no es suficiente para convertirla en una franquicia. Es importante que sea posible escalar tu producto y / o servicio para que pueda atender la demanda de más personas.

Si tu negocio no tiene una alta demanda no valdrá la pena crear varias unidades de él, porque el flujo de clientes no suplirá ni siquiera los gastos para mantenerlo en pie.

Entonces, antes de ir al siguiente paso pregúntate: ¿Muchas personas necesitan lo que hago? ¿Es un negocio que puede estar presente en regiones diferentes, independientemente de sus culturas? Y si la respuesta es sí, tienes que determinar si es necesario realizar algún cambio en tu forma de negocio actual para poder replicarlo a esos otros mercados.

De igual forma, todos los procesos que se lleven a cabo en tu empresa, desde la elaboración de los productos o la prestación de los servicios, hasta las cuestiones administrativas, deben estar sistematizadas. Sólo así lograrás que las personas que adquieran una de tus franquicias, logren entender y replicar fácilmente lo que haces para conseguir el mismo éxito que tú.

# 3. Refuerza el concepto de tu marca

Listo, ya tienes todos los procesos sistematizados y estás seguro de tener la receta del éxito. Ahora es momento de volver más jugoso el plato.

La clave para crear una franquicia que despierte interés en los emprendedores reside en una clara y atractiva conceptualización del negocio. Esto es porque al comprador le interesa poder identificar rápidamente qué es lo que ofrece tu marca que no lo ofrezcan en otro lugar, lo cual sólo será posible si tienes un concepto claro.

Supongamos que tienes un negocio de venta de waffles. En tu mercado local es todo un éxito porque no hay otro negocio que venda este producto. Sin embargo, al expandirte a otras ciudades o países en donde este postre sea mucho más común, ¿cuál será la ventaja competitiva de tu marca sobre las demás? Aquí es donde radica la importancia del concepto. Si los waffles que vendes no sólo son deliciosos, sino que además ofrecen algo novedoso como que en vez de cuadritos tengan burbujas, o que todos sean waffles de color rosado, seguro que diferenciar tu marca de las demás será mucho más fácil.

Recuerda que un negocio franquiciado no trata de resolver las necesidades del mercado, sino que se sostiene en una imagen fuerte que se crea a partir de la creatividad e innovación con la que responde a esas necesidades.

Por último, no olvides que el concepto debe ser replicable. Aquí debes pensar en grande, porque recuerda que crear un modelo de franquicias abre la posibilidad de que en el futuro puedas expandirte a nivel internacional. Es decir, el secreto de tu éxito no puede basarse en que tu negocio de waffles utiliza harina cultivada durante diez años por los indígenas de una región recóndita.

# 4.  Materializa todo lo que es hecho con la creación de un manual de operación

ilustración dos personas frente a una pantalla que contiene un documento

Una cosa es saber cuidar de tu negocio y entender todo lo que hay que hacer para que funcione bien. Otra cosa muy diferente es que puedas describir todos los pasos que se dan.

Así que, una vez has hecho todas estas reflexiones para estandarizar los procesos y reforzar el concepto de la marca, si quieres que un franquiciado tenga éxito con el negocio, necesitas pasarle exactamente todo el paso a paso de lo que se hace, de cómo funciona y decir por qué las cosas son como son.

En el proceso de como crear una franquicia, éste es quizás el paso más complicado y laborioso, ¡pero también el más importante! Por eso realiza este trabajo con todo tu equipo y repásalo varias veces para no dejar nada por fuera.

Este manual debe incluir todo el know-how de tu negocio. Es decir, deberás poner instrucciones respecto a:

  • Cómo elaborar el producto o cómo prestar el servicio

    En caso de ser comida, debes especificar si tiene alguna receta especial, qué ingredientes usas, dónde se pueden conseguir, qué instrumentos de cocina usas, etc. Si tu producto tiene que ver con otro tipo de manufactura, igual deberás incluir los elementos que utilizas como materia prima y las herramientas con que lo ensamblas. Por otro lado, si lo que ofreces es un servicio, deberás especificar cuáles son los protocolos para cada vez que se vaya a prestar el servicio, si tienes consideraciones diferentes para diferentes tipos de clientes, si tienes alguna dinámica especial que los trabajadores deban aplicar con los clientes, etc.

  • Cómo funciona el negocio a nivel administrativo

    Lo mejor para esto es incluir un organigrama especificando las funciones y tareas de cada integrante del equipo. Igualmente, debes incluir todos los formatos que manejes para todos y cada uno de los procesos que se lleven a cabo en tu negocio: desde la compra de materiales y suministros, hasta la forma en que realizas los pagos.

  • Cómo debería usarse la imagen de tu marca a nivel local

    ¿Deberán usar uniformes los empleados de la nueva franquicia? ¿Cómo deberían portarlos? ¿Dónde deberían ir los letreros del local? ¿Las facturas deberían tener algo más de la imagen de tu marca aparte del logo? ¿El establecimiento deberá adecuarse para que sea de los colores de la compañía?

Incluye cualquier otra cosa propia de tu negocio que consideres relevante que el franquiciado sepa.

Redacta el manual de operación de una manera práctica (preferiblemente a manera de instrucciones) y fácil de usar y leer.

De igual manera, recuerda que legalmente hablando, esto es información confidencial, así que también deberás incluir alguna cláusula sobre el uso de este manual en el contrato que vayas a hacer para los franquiciados.

# 5. Averigua cuáles son los requisitos legales para crear una franquicia

Hay muchos requisitos jurídicos para establecer una franquicia que varían de país a país. Así que, si no tienes conocimiento respecto a esto, contratar una asesoría especializada es fundamental. El caminar dentro de la ley es muy importante para construir una red de éxito y que genere confianza.

Para no correr el riesgo de cometer algún error que puede costarte dinero y problemas jurídicos, es mucho mejor hacer esa inversión. Personal especializado te ayudará a resolver las cosas con mayor rapidez y tranquilidad.

# 6. Monta un equipo para cuidar de la operación

Piensa en esto: en vez de gestionar una unidad, donde estás presente todos los días, ahora pueden ser 50, 100, en lugares diferentes, con otras personas tomando cuenta… Tu postura necesita cambiar, tu forma de ver el negocio también.

Tu equipo ahora va más allá de las personas que trabajan en tu unidad. Necesitas gente que pueda coordinar, gestionar y cuidar de todas las franquicias, lo cual es mucho trabajo para que lo hagas tu solo. Entonces, lo mejor es contar con un equipo enfocado en esta tarea.

Tener un equipo bien alineado y preparado va a hacer total diferencia para que tu negocio funcione bien. Es necesario crear un proceso de verificación, incentivo e incluso mantenimiento de toda la operación; crear algo que sea claro y práctico.

No sirve saber cómo franquear una empresa si no te conviertes en el emprendedor que necesita ser para cuidar de todo.

# 7. Elabora lo necesario para brindar un excelente soporte al franquiciado

ilustración de personas tomando una capacitación

Ten en cuenta que la relación que construyes con los franquiciados es más parecida a una sociedad que a una contratación. Los franquciados no deben tratarse como empleados porque no lo son.

Cualquiera que haya adquirido tu franquicia es porque depositó en ti un voto de confianza con capital incluido. Así que, ¡un problema de un franquiciado también es tuyo!

Por eso, crea un sistema de atención al franquiciado robusto, con la capacidad de resolver cualquier inquietud y de ayudar a solventar cualquier problema que se presente. Igualmente, es indispensable que tenga siempre una actitud muy atenta.

Por otro lado, en este punto también deberás empezar a pensar en el programa de capacitación que ofrecerás a tus franquiciados. Debes establecer un cronograma de trabajo con temas y tiempos claros. También debes cubrir tanto la parte teórica de conceptos claves para el desarrollo de tu negocio, como la parte práctica de mostrarle al franquiciado cómo es un día operativo en él.

# 8. Traza el perfil ideal para tu franquiciado

No puedes aceptar a todo aquel que se interese por el negocio o a cualquiera que simplemente tenga suficiente dinero para pagar por él.

Además de la inversión financiera, el franquiciado deberá cumplir ciertas características que dispongas teniendo en cuenta los valores y características de tu empresa. Por ejemplo, si el negocio para el que quieres crear una franquicia es un gimnasio, no querrás que la persona que administre tu negocio sea alguien que nunca haya hecho ejercicio en su vida, ¿no?

Así pues, con base en tu producto o servicio y las características de tu empresa y su personal, establece cuáles son los requisitos para adquirir una de tus franquicias. Traza el perfil de las personas con la que quisieras trabajar y a quienes te gustaría dejar en sus manos el uso de tu imagen.

# 9. Elabora el contrato

Este contrato es entre el franquiciante y el franquiciado, e igual que para todas las cuestiones burocráticas, es necesario que cuentes con alguien especializado en el tema que te pueda ayudar a diseñarlo.

Entre los documentos más importantes para su elaboración se encuentra la Circular Oferta de Franquicia (COF), también conocido como el Franchise Disclosure Document (FDD) o Documento de Divulgación de Franquicia. En este documento está toda la información acerca de la empresa, desde la organización hasta la cuestión financiera. También incluye una proyección de las inversiones que el franquiciado debe hacer y las cuotas que debe pagar. El portal Franchise Direct tiene disponibles para su descarga varios FDDs de importantes franquicias para que te hagas a una idea.

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

Desarrolla un contrato claro y justo para ambas partes. Este documento será el pilar de construcción para cada una de las franquicias, así que debes ser muy cuidadoso y prestar especial atención a su redacción.

Recuerda que debes incluir información sobre la vigencia del contrato, renovación, territorio, exclusividad, las causales de término, las penas en caso de incumplimiento, las condiciones de solución para disputas y controversias y el uso de propiedad intelectual.

# 10 – Crea una estrategia de venta

Como todo vendedor que se precie, no puedes sólo esperar que el cliente golpee en tu puerta. Necesitas crear estrategias para llamar la atención de tus socios.

¡Por eso mantente donde tu público objetivo está! Puede ser en las ferias de negocios que ocurren por todo el mundo o por medio de tu página web.

Ten en cuenta que otra clave crear una franquicia y tener éxito es lograr poner a disposición la información respecto a tu franquicia de la manera más clara y accesible por todos los medios. Porque, si no puedes ser organizado y estructurado para ofrecer la información respecto a cómo funciona tu modelo de franquicias, mucho menos te van a creer que lo seas con los procesos de tu negocio.

Además, si buscas expansión internacional, la gente seguramente se topará con tu negocio en internet. Así que es muy importante que toda la información sobre cómo adquirir una de tus franquicias sea, clara, concisa, atractiva y esté muy bien estructurada. Ten en cuenta también que esto permitirá que tu marca empiece a agregarse a los portales especializados en franquicias.

Palabras finales

Ahora ya sabes qué es una franquicia, por qué es un buen modelo de negocio, qué debes tener en cuenta y qué pasos debes seguir para crear una franquicia. Aunque no es nada fácil, es la mejor manera de hacer crecer tu marca con una baja inversión, así que, si ese es tu objetivo, ¡te animamos a que lo intentes!

Lee también:

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.