8 pretextos para no emprender – Parte 1

“Si emprender fuera sencillo la mayoría de la gente lo haría”, frases como esta vienen a menudo de pesimistas que piensan que son realistas. Bien, emprender, como muchos otros proyectos en la vida, no es algo que le resulta fácil a todos, pero no vamos a exagerar, esto no es física cuántica, se trata de empeño, persistencia, coraje, y otros atributos que perfectamente puedes adquirir. Los emprendedores exitosos saben que sobre todos los obstáculos que se pueden presentar, el mayor son probablemente las excusas, aquello que merma tus ganas de buscar, por ello, en este artículo te hablaremos de 8 excusas comunes para no emprender.

8 excusas comunes para no emprender

1.- No cuento con experiencia: emprender no es un trabajo, es una pasión, algo en lo que solo te puedes volver bueno intentándolo. La mayoría de los emprendedores exitosos ganaron sus fortunas intentando, fallando, corrigiendo, intentando, persistencia ante todo.

La experiencia puede ser de ayuda, pero no es un factor imprescindible, en pocas palabras, no se puede aprender a emprender sin intentarlo, no lo aprenderás en libros, y probablemente tampoco en un trabajo.

Lea también: ¿Qué es el benchmarking y cómo usarlo a tu favor?

2.- No cuento con tiempo: la mayor parte del emprendimiento exitoso se gesta en tu mente, puedes tener una gran idea al tomar una ducha o al almorzar. Teniendo un plan de negocios, puedes proceder a hacerlo realidad, ya sea llevando tu idea a otros y asociándote o consiguiendo inversores. No necesitas dejar tu empleo, hay muchas maneras de emprender sin renunciar a tu empleo, que a fin de cuentas te proporcionara sobre todo tranquilidad mental.

Todo se trata de no tener pereza mental, así que a menos que trabajes 20 horas diarias, puedes encontrar un sistema para emprender y trabajar, gestionando eficientemente tú tiempo y cuando sea el momento indicado, pasar a tiempo completo a tu empresa.

Lea también: 

Negocios rentables por internet – ganar dinero por internet

101 pequeños negocios rentables

3.- No tengo dinero: te sorprendería saber que este es uno de los menores problemas que puedes tener. Para empezar puedes reducir costos, por ejemplo, eliminando ese café de marca cada mañana por uno casero, dejar de comprar ropa, etc. Te asombraría descubrir de cuanto puedes ahorrar en un año simplemente apretándote el cinturón, no solo para empezar a emprender, si no es un concepto que también puedes llevar a tu empresa, y si lo piensas bien, muchas de las más grandes compañías se iniciaron en garajes.

Adicionado a esto hay préstamos para Pymes, puedes conseguir inversores, asociarte, etc.

4.- Soy muy viejo: esta es probablemente la peor excusa de todas, y radica más que nada en una falta de confianza en nosotros mismos. En este tipo de desconfianza se engloba el desconocimiento del mercado y las nuevas tecnologías, nada que no se pueda aprender. Por otra parte, nadie, ni el emprendedor más joven, conoce al 100% su mercado, esto no ha impedido que empresarios de la talla de Carlos Slim o Warren Buffet se vuelvan más ricos, aun siendo viejos, y todo en base a inversiones.

En resumen, puedes aprender por tu cuenta, y si bien sabemos que detalles legales, de patentes, de marketing, y más puede ser mucha información, siempre puedes contratar a alguien y formar tu equipo, de hecho, sería una locura que intentaras montar una empresa donde por tu cuenta hicieras marketing, recursos humanos, y otros detalles que forzosamente tienes que delegar si quieres crecer y tener éxito.

No hemos podido validar tu suscripción. ¡Inténtalo de nuevo!
¡Muy bien! Te has suscrito con éxito.

¡Únete a nuestra newsletter!

Sé de los primeros en recibir nuestras novedades y contenido exclusivo solo para suscriptores. Sácale ventaja al resto.

En la segunda parte, explicaremos, 4 excusas más para no aprender, hasta pronto!

Lea la segunda parte del artículo8 excusas comunes para no emprender – Parte 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.