Cómo montar un negocio de recarga de extintores

Anuncios publicitarios

Los accidentes ocurren todo el tiempo y no discriminan ni el lugar ni a quiénes puedan causar daño, así que estar preparados para ellos es la única opción. Cuando se trata de fuego, los extintores son la solución más eficaz para tener a la mano; sin embargo, deben ser supervisados constantemente para evitar su vencimiento en el momento que más se requiere usarlos. Por ese motivo, el negocio de recarga de extintores es uno de los más rentables.

En todos lados podemos ver un extintor: oficinas, escuelas, estacionamientos, hospitales, bibliotecas, supermercados, asilos, etc. Y es que dentro de las normas de seguridad de cada institución se exige que haya extintores por precaución. De hecho, internacionalmente está estipulado que por cada 23 metros cuadrados debe haber uno. También existen extintores de varios tipos, por lo que hay que tener en cuenta cuáles son necesarios en el ambiente donde estarán.

Pensando en esto, a continuación le daremos algunos consejos para montar este negocio, así que, siga leyendo.

Lea también:

¿Qué cada tiempo se recarga los extintores?

Lo primero que se debe tener en cuenta para incursionar en este negocio es que existe más de un tipo de extintor, y que dependiendo de eso, el tiempo de recarga puede variar, pero no siendo obligatorio, pues dependerá también de la legislación de cada país. A continuación le listamos los diferentes tipos de extintores.

· Extintor de clase A. Contiene agua o espuma y sirve para incendios en materiales sólidos (madera, papel, tela, caucho, etc.). Usualmente se recarga anualmente.

· Extintor de clase B. Sirve para incendios en materiales líquidos o gases que no dejan residuos (gasolina o alcohol). Usualmente se recarga cada 2 años.

· Extintor de clase C. Contiene polvo químico o dióxido de carbono y sirve para incendios que incluyen materiales conductores de energía eléctrica. Usualmente se recarga cada 3 años.

· Extintor de clase D. Sirve para incendios que involucran metales pirofóricos (aluminio, titanio o potasio). Usualmente se recarga cada 5 años.

Anuncios publicitarios


¿Por qué montar un negocio de recarga de extintores?

Los extintores no se compran cada vez que se vence su contenido, sino que se mandan a recargar. Al tener que hacerlo por lo menos cuatro veces al año, la demanda de este servicio es considerablemente alta.

Por otra parte, si bien no es específicamente un mercado que llame la atención en primera instancia, pues no se trata de algo por lo que una persona promedio tendría vocación, sí es uno de los negocios que con seguridad genera muchas ganancias porque es algo que todo el mundo necesita a pesar de que no se utilice tan seguido.

Además, no es necesario almacenar grandes cantidades de extintores en un local, pues el fin de estos negocios es recargar su contenido y despacharlos de inmediato.

Mercado del negocio de recarga de extintores

Además de las industrias, los negocios, los centros comerciales, el factor residencial ha contribuido mucho al crecimiento de este mercado. Pues, cada día que pasa se hacen más y más edificios, albergando una gran cantidad de familias en un solo lugar, lo que, en consecuencia, hace la necesidad de extintores más grande.

Esto sin contar la cantidad de coches que ha crecido de forma absurda en los últimos años. Lo que convierte a este nicho de mercado, en uno de los mejores mercados para invertir actualmente. Por supuesto, ya existen grandes competencias, pero si consigue montar una empresa que proporcione credibilidad y calidad, puede ir ganando espacio en su región.

Paso a paso para montar un negocio de recarga de extintores

Si deseas emprender un negocio de este tipo, debes tener en cuenta lo siguiente:

1. Legalizar el negocio

Aparte del registro mercantil, la empresa debe estar certificada y acreditada por el Instituto Nacional de Metrología, Normalización y Calidad Industrial, o su equivalente en la región, y autorizada por el Cuerpo de Bomberos Militar. Esto solo será posible luego de obtener una certificación de seguridad y calidad en lo que respecta a todos sus servicios.

2. Escoger un lugar de fácil movilidad

A pesar de que los clientes no frecuentarán tanto el sitio (la mayoría de los contactos se logran por vía telefónica o correo electrónico), debe estar ubicado en una zona de fácil acceso. También es importante que el lugar cuente con seguridad, infraestructura básica y fácil acceso para los empleados.

3. Estructura

A pesar de que uno pensaría que se necesita de mucho espacio, 100 metros cuadrados son suficientes. Esto se debe a que no es una fábrica de extintores sino a una empresa de recarga de los mismos, y un 80% del espacio debe estar destinado a ello. Por otra parte, el lugar debe ser muy limpio, estar en buenas condiciones y tener buena ventilación.

4. Equipo

Es necesario adquirir un equipamiento básico para poder empezar. El mismo debe incluir: compresor de aire, calibradores de rosca, paquímetro, alicates (de varios tipos), taladro, llaves de tipo zócalo, equipos para regular la válvula, tarracha para abrir la rosca, bancada, torno de banco, dispositivo de iluminación, torquímetro con fondo de escala, dispositivo fijo para inmovilizar el cilindro del CO2, juegos de punción numérica (de 3mm alfanuméricos), entre otros.

5. Mobiliario

Como en todo negocio, se debe adquirir el mobiliario esencial y el equipo informático para las oficinas administrativas, áreas de comedor, etc.

6. Personal

No es necesario un gran equipo sino uno bueno. Cinco personas es demasiado personal para ocuparse de la recarga, lo importante es que cada una sea responsable y profesional. Trabajar con la recarga de extintores no es para todo el mundo, es una labor que conlleva cuidado y entrenamiento.

7. Cursos

El entrenamiento del personal puede ser ofrecido por la empresa, si está certificada para hacerlo. También se puede pedir como requisito que ya el empleado esté capacitado para trabajar con recarga de extintores.

8. Vehículos

Para trasladar los extintores se puede contratar a una empresa de transporte, pero tener vehículos propios también es una opción.

Una vez que se cuente con todo lo anterior es necesario lograr contratos. La mejor manera de conseguirlos es contactando empresas locales, complejos residenciales, hospitales, colegios, obras en construcción y cualquier lugar que esté integrado por múltiples espacios. Un agente de bienes raíces es un buen contacto para empezar con la búsqueda de clientes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *