¿Cuál es la diferencia entre negocio y empresa?

Anuncios publicitarios

Sobre la diferencia entre negocio y empresa

Es común que los emprendedores hablen de negocio y empresa como si fueran lo mismo, pues los términos son utilizados constantemente en temas comerciales. Pero lo cierto es que son cosas diferentes, aunque se complementan al grado de que uno no puede existir sin el otro.

Hoy te enseñaremos cuál es la diferencia entre ambos conceptos y te daremos algunos ejemplos para que los entiendas, y de ahora en adelante emplees los términos de manera adecuada.

¿Qué es un negocio?

La palabra negocio proviene del término en latín negotium, conformado por nec (negación) y otium (ocio). Por lo tanto, su significado es negación del ocio o del descanso, es decir, se refiere a aquello que te mantiene ocupado.

Pero más allá de su etimología, un negocio es un sistema ideado para conseguir ganancias monetarias y lo consigue llevando a cabo una actividad con la que satisface la necesidad de un tercero. Es decir, es un método que le permite a una persona recibir dinero a cambio de beneficiar a otra, sea ofreciéndole un producto o prestándole un servicio.

Algunos ejemplos de negocio son:

  • Las tiendas en línea donde venden cosméticos y artículos de belleza de diferentes marcas (producto).

  • Los locales físicos donde venden teléfonos celulares, accesorios para celulares, etc. (producto).

  • Los abastos o panaderías donde venden víveres, pan y muchos otros insumos para cocinar (producto).

  • Los talleres mecánicos donde hacen labores de diagnóstico, reparación, mantenimiento, etc., de vehículos (servicio).

    Anuncios publicitarios


  • Las lavanderías (servicio).

  • Las plataformas digitales que tienen un tráfico web considerable y venden espacios publicitarios a anunciantes (servicio).

  • Los salones de belleza donde lavan, peinan y tiñen el cabello, aplican esmalte de uñas, etc. (servicio).

¿Qué es una empresa?

Por su parte, la palabra empresa proviene del italiano impresa, que se refiere a la acción de imprimir algo para volverlo real.

En el ámbito comercial, la empresa se refiere a una entidad creada por una o varias personas con el fin de obtener ingresos. Una vez establecida legalmente, se dedica a producir y explotar comercialmente una actividad o método, es decir, un negocio, de manera formal, rigiéndose por medio de un plan de acción.

Algunos ejemplos de empresas son:

Anuncios publicitarios

  • Las fábricas de cosméticos y artículos de belleza (producto).

  • Las compañías ensambladoras de teléfonos celulares (producto).

  • Las industrias alimentarias que producen insumos en volumen masivo (producto).

  • Las compañías telefónicas y de internet (servicio).

  • Las fábricas de automóviles y concesionarios (producto).

  • Las compañías de marketing digital (servicio).

    Anuncios publicitarios

¿Cuál es la diferencia entre ambos?

Aunque es difícil determinar las diferencias a primera vista, una vez que se entienden las bases de cada uno es más sencillo saber a qué renglón corresponde cada actividad comercial.

Un negocio puede ser desarrollado una o varias veces, es decir, una sola venta puede ser considerada un negocio, como también lo pueden ser varias ventas.

Por otra parte, las empresas son instituciones que se dedican a llevar a cabo cierta actividad comercial durante un periodo más prolongado, de manera organizada, con un nombre comercial, estructura, tipo de sociedad, entre otros aspectos legales que la establecen en el mercado.

Para explicarlo con mayor claridad, utilizaremos el ejemplo de la venta de un auto. Si una persona compra un auto y lo revende, consiguiendo así una ganancia económica, hizo un negocio.

Mientras tanto, si una persona crea una organización que se dedica a comprar y revender autos, como es el caso de los concesionarios, se trata de una empresa. Además, esta comercializará autos hasta que deje de funcionar o cambie de sector comercial.

¿En qué se asemejan?

Su mayor semejanza es que ambos están orientados a la obtención de dinero a cambio de llevar a cabo una actividad comercial que beneficie a un tercero. Es decir, ninguno de los dos opera sin fines de lucro.

A su vez, ambos pueden ser creados por una o varias personas; sin embargo, la jerarquía de una empresa puede llegar a ser mucho más amplia que la de un negocio.

Por otro lado, hay quienes confunden un negocio con una pequeña empresa, pero es un error. Una pyme es, desde el momento en que está constituida, una empresa. Recordemos que los negocios son el método de obtención de dinero y las empresas son quienes lo llevan a cabo.

¿Pueden existir el uno sin el otro?

Los negocios existen porque son la actividad que da pie a la creación de una empresa que lo incluya y explote, y las empresas parten siempre de un negocio para poder obtener beneficios. De esta manera, están estrechamente relacionados y se complementan, así que no pueden existir el uno sin el otro.

¿Puede un negocio convertirse en una empresa?

Sí, el ejemplo más claro son las cadenas de comida rápida. McDonald’s empezó en 1940 siendo un negocio de un solo restaurante. Su método consistía en vender 20 productos alimenticios, la mayoría de ellos a la barbacoa, pero su plan de acción y desarrollo comercial lo llevaron a la creación de una compañía con sistema de franquicias incluido, a partir de 1955.

Entonces se puede concluir que si con un negocio se consiguen ganancias que aumentan cada año, estabilidad dentro del mercado y una estructura organizacional, puede convertirse en una empresa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar