El paisajismo surgió a partir de la necesidad del hombre de modificar el ambiente donde vive, adaptando la naturaleza que lo rodea, para hacer su convivencia más atractiva, más agradable y conveniente. Montar un servicio de paisajismo, además de su función ecológica, se reviste de función social innegable, promoviendo la convivencia comunitaria en parques y plazas públicas y llevando la naturaleza hasta dentro de “ambientes cerrados”. Montar un servicio de paisajismo está relacionado a la revitalización y armonía del espacio y del ambiente de convivencia de los seres humanos. Este servicio se destina a elaborar proyectos de paisajismo para casas, apartamentos, haciendas, chacras, jardines, empresas y edificios comerciales. El proceso de trabajo desarrollado por un paisajista consiste en la elaboración de un proyecto, en el acompañamiento y va hasta los retoques y evaluación del resultado final.