Cómo montar una tienda de bikini

Anuncios publicitarios

Una de la ideas de negocio más rentables en el sector de la indumentaria es la confección y venta de trajes de baño. Los bikinis son el must del verano y los amantes de la playa y la piscina nunca se conforman con un solo diseño, por lo que es probable que los clientes adquieran más de un modelo.

Lo bueno de estas prendas es que pueden ser utilizadas tanto en temporada como fuera de ella, de modo que durante todo el año las ventas no serán un problema. Además, gran parte de la población femenina ama ir de compras, así que es casi seguro que la mayoría de los clientes sean mujeres, ergo, tenderán a comprar más.

Otra ventaja es que una cosa lleva a la otra, entonces la tienda no solo puede especializarse en vender bikinis, sino accesorios para complementar el atuendo playero, como pareos, sandalias, sombreros, lentes de sol, salidas de baño, toallas, e incluso productos de cuidado personal para el clima caliente, como protector solar, crema humectante, barra de labios de manteca de cacao, bronceador, etc. De esta manera, los clientes pueden encontrar todo lo que necesitan en un mismo lugar.

Sin embargo, es importante segmentar de manera precisa los productos que se van a ofrecer, puesto que vender ropa puede ser muy general; en cambio, si te dedicas a vender únicamente ropa playera o en específico trajes de baño, las personas confiarán más en la calidad de tus productos porque te especializas en ello, mucho más si eres además el fabricante.

¿Por qué montar una tienda de bikini?

Porque mucha gente adora ir a la playa, ya sea para relajarse, nadar, practicar algún deporte acuático o cualquier motivo que se te ocurra; entonces necesitan de la indumentaria adecuada para poder meterse en el agua o andar en la arena sin sentirse fuera de lugar.

Por esa parte, está asegurada la clientela y por ende las ganancias. Ahora, en cuanto a la inversión, se recupera a más tardar a los dos años de abierto el local y, por lo general, los costos de mantenimiento están dentro del promedio para ser un negocio rentable.

Lea también:

Cómo montar una tienda de bikini

Si deseas emprender en este sector del mercado, no dejes de tener en cuenta lo siguiente:

· Target.

Delimita tu público objetivo. Si te especializas en bikinis para mujeres, adolescentes y niñas, puedes captar más público que si tu tienda es unisex. Las mujeres pueden llegar a ser muy pudorosas y se sienten más a gusto mientras son atendidas en una tienda de este tipo por otras mujeres, quienes pueden asesorarlas de mejor manera en cuanto a los diseños, tallas y en el área de probadores.

Anuncios publicitarios


· Competencia.

Si existen otras empresas que se dediquen al diseño, confección y/o venta de trajes de baño, es probable que debas esforzarte mucho más en ofrecer un elemento diferenciador en tu tienda. Podría ser trabajar con diseños propios únicamente, materiales amigables con el medio ambiente, tallas muy grandes, confección la medida, etc. La competencia puede ser muy reñida, en especial si venden los mismos productos, por lo que es importante tener más de un proveedor.

· Local.

Debe ser espacioso y contar con probadores correctamente iluminados. También debe tener espacio para almacenar el inventario.

· Empleados.

Es preferible que si es una tienda de trajes de baño femeninos, el personal también lo sea. Es mucho más factible que las clientas se sientan más cómodas y confiadas al comprar si es de ese modo.

· Mobiliario.

Debe incluir armarios, vitrinas, maniquíes, taburetes, gabinetes, perchas, expositores para sombreros, muebles de oficina, teléfono, equipo informático (software para control de inventario, terminal punto de venta y sistema administrativo para facturar), etc.

· Inversión.

Además del registro formal de la empresa, el alquiler o compra del local y el primer lote de mercancía, debes asegurar un capital para pagar los salarios de los empleados y el mantenimiento del sitio durante al menos tres meses. La inversión en un negocio como este suele recuperarse al cabo de dos años de manera orgánica. Sin embargo, dependiendo del éxito que tengan tus creaciones podría ser antes.

· Proveedores.

Si te limitas a tener uno solo, podrías quedarte sin stock por falta de su parte. Además, tener más de uno se traduce en más opciones para escoger materiales para confeccionar o piezas ya creadas.

· Ubicación.

La tienda debe estar situada de manera estratégica en un punto donde haya afluencia de personas interesadas. Los centros comerciales son la opción ideal, puesto que quienes se encuentran ahí es porque buscan un sitio donde gastar dinero. Sin embargo, a menos de que las personas vayan específicamente a tu tienda, podrían distraerse con todas las demás opciones de comercio que ofrecen estos sitios. Entonces, una mejor idea es ubicar la tienda cerca de la playa o la piscina, e incluso alguna academia de natación.

Palabras finales…

Los bikinis siempre serán un negocio rentable, pues no solo son artículos funcionales, sino decorativos y por ello dependen directamente de la moda. En este sentido, las mujeres siempre querrán estar a la última, por lo que no comprarán una sola vez, siempre tendrán ganas de llevar otro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *