Cómo iniciar un negocio de sesión de fotos para recién nacidos

Anuncios publicitarios

Todos los padres, en especial los primerizos, se sienten ansiosos durante los primeros meses de vida de sus hijos y creen que cualquier “primera vez” que tengan es digna de ser documentada: la primera vez que se sentaron, que sostuvieron un biberón o una cucharilla, la primera vez que comieron frutas, que gatearos o caminaron, etc. Sin embargo, lo más probable es que ninguna de esas fotos sean artísticas, por lo que es necesario recurrir a un profesional para que los retrate.

De los tantos pedidos que cubren los fotógrafos, las sesiones de fotos de recién nacidos son las que más trabajo requieren, pues no solo se debe lidiar con la iluminación y la composición de las fotos, sino con la personita que está delante de la lente, que solo en algunas excepciones puede ser tranquila, de resto hacer que un bebé (y en especial uno recién nacido) siga instrucciones es casi imposible.

Pensando en esto, en lo que sigue, le diremos lo que necesita para abrir un negocio de este tipo y algunos consejos para conseguir las mejores sesiones de fotos para recién nacidos. ¡Tome nota!

Lea también:

¿Qué se necesita para montar un set para fotos de recién nacidos?

  • Contar con el equipo adecuado

Aunque es bastante acertado el dicho que reza: “no es la flecha, es el indio”, contar con un buen equipo fotográfico te facilitará mucho las cosas en estos casos. Un objetivo adecuado te resultará mejor para conseguir la reducida profundidad de campo que necesitas y en pocos segundos (que son los que tienes antes de que el bebé cambie de posición). Un teleobjetivo luminoso o una focal fija son ideales para este fin; sin embargo, las focales largas te permiten retratar al bebé desde una distancia mayor, de modo que no se sienta intimidado.

  • Contar con un set agradable

Todo estudio debe contar con la iluminación adecuada, tanto luz natural como artificial. El mobiliario dependerá del tamaño del lugar, pero debe incluir estanterías y muebles para guardar el equipo. También debes incluir sillones o sillas para que se sienten los padres o acompañantes mientras esperan. Por último, debe estar decorado de una manera amigable para la vista de los bebés, con colores nada agresivos.

  • Estipular algunas condiciones

Antes de cerrar algún trato con algún cliente es ideal que ambos tengan en mente los siguientes aspectos:

  1. Desde los cuántos días de recién nacido es ideal hacer la sesión de fotos. Lo ideal es que las sesiones de recién nacidos se realicen entre el día 4 y 15 día desde el nacimiento, ya que los bebés aún se acuerdan de como eran sus posturas en el vientre materno, duermen la mayor parte del día y su sueño es más profundo.
  2. Duración de la sesión de fotos. Lo habitual es entre 2 y 3 horas. Sin embargo, lo ideal es que la sesión dure tanto como el bebé diga, es decir el o ella manda. Por lo que debe tener el suficiente tiempo para cambiar a los bebés, darle de comer, mimarlo y calmarlo siempre que lo necesite.
  3. Preparación para la sesión de fotos. Debe disponer de todo el atrezzo necesario para la sesión de los bebés, por tanto debe de avisar a los padres que no se preocupen de mantitas, gorros, diademas etc., y que sólo deben de llevar lo que el bebé pueda necesitar durante varias horas para que lo tengan a mano: alguna muda de ropa por si acaso, unos pañales extra, toallitas húmedas, baberos, biberón, etc.
  4. Acompañantes en la sesión de fotos. Lo ideal es que limite la cantidad de personas durante la sesión al mínimo, ya que cuando menos gente alrededor el bebé estará más relajado. Así que comuníquelo a los padres.
  • Ofrecer opción de sesiones a domicilio

También puedes trabajar de este modo, que incluso puede ser más cómodo para los padres y el bebé, pues este no se sentirá fuera de su entorno y es algo menos con lo que debe lidiar.

Consejos para conseguir las mejores sesiones de fotos para recién nacidos

Si quieres dedicarte a inmortalizar bebés muy pequeños en retratos de lo más tiernos o graciosos, debes tener en cuenta los siguientes consejos:

Anuncios publicitarios


  • El bebé guía la sesión

Como no puedes pedirle a un neonato que pose para ti, debes seguir su ritmo para capturar los mejores instantes. Puedes conseguirlo haciendo que el bebé se relaje, no sacándolo de su rutina, es decir, documentando lo que hace no esperando que se adapte a una situación.

  • Fotos artísticas

En algunos casos es necesario preparar un backing (fondo) y/o un atrezo (elementos de utilería) para sacar fotos temáticas o conceptuales. Los padres adoran esas sesiones porque sus hijos pueden derrochar toda su ternura y ellos guardan un lindo recuerdo para sí mismos, familiares y amigos. Para ello es necesario que el bebé esté dormido o familiarizado con algunos elementos que conozca, como una manta, una almohada e incluso una canción.

  • Preparación previa del bebé

Lo ideal es que el recién nacido ya haya comido y hecho sus necesidades antes de la sesión, para evitar accidentes o que se estrese y comience a llorar.

  • Temperatura del set

Debe ser cálida pero no sofocante. Los bebés se irritan por cualquier cosa y su manera de expresar incomodidad es llorando.

  • Su mamá debe estar cerca

De ser posible, la madre o el padre del bebé debe estar muy cerca de este mientras haces la sesión. Deben sostener su mano mientras no haces las fotos y soltarlo únicamente cuando lances el o los disparos. Un truco efectivo es que la madre esté debajo de una manta o detrás de un mueble donde el bebé pueda tocarla y sentirse seguro y confiado.

  • Debe haber ruido

Los recién nacidos están acostumbrados al sonido desde que están en el vientre de la madre, por lo que incluso algo tan impensado como el silencio podría molestarles. Ambientar el estudio con una lista de reproducción de sonidos calmados, como las burbujas del agua o la brisa, pueden ayudar a que el bebé se quede tranquilo.

  • Hacerle sentir seguro

Los recién nacidos no conocen otro lugar que el vientre de la madre o lo brazos de la misma, por lo que están acostumbrados a sentirse prensados; si vas a hacer una sesión fotográfica del bebé desnudo, debes envolverlo con un pañuelo o similar para que se sienta seguro.

  • Estar preparado

Los bebés reaccionan de maneras muy inesperadas; en un momento pueden estar dormidos y al segundo llorando o riendo, por lo que hay que estar preparado para hacer muchos disparos hasta capturar el instante perfecto. La opción ráfaga te ayudará con ello.

Por último, puedes sugerirles a los padres aparecer en algunas fotos con el pequeño para que quede un bonito recuerdo familiar y a la vez capturar las poses más naturales posibles del bebé.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *