Un embargo de salario ocurre cuando un empleador retiene los ingresos de una persona. Esto para el pago de una deuda como resultado de una orden judicial u otro procedimiento equitativo.

Antes de que se pueda embargar su salario, su acreedor debe demandarlo por el monto que usted no ha pagado y obtener una sentencia judicial en su contra. Si usted no fue informado que se había ordenado una sentencia judicial en su contra, debe consultar con una firma de abogados de bancarrota de inmediato. Así podrá determinar si esa sentencia en su contra es legalmente vinculante.

¿Embargo de salario?: Lo que debe saber

embargo de salario

El Título III de la Ley de Protección del Crédito al Consumidor limita el monto de las ganancias de un empleado que se puede embargar en una semana.

El empleador puede cobrar una tarifa mínima por los costos administrativos relacionados con el embargo. El Título III protege a los empleados al limitar la cantidad de ganancias que se pueden embargar en cualquier semana laboral o período de pago al menor de:

  • Veinticinco por ciento de las ganancias disponibles
  • La cantidad por la cual los ingresos disponibles superan 30 veces el salario mínimo federal por hora (actualmente $7.25 por hora)

“Ingresos disponibles” se refiere a la cantidad de ingresos que quedan después de que se hayan realizado las deducciones exigidas legalmente.  Por ejemplo, impuestos federales, estatales y locales, Seguro Social, seguro de desempleo y sistemas de jubilación de empleados estatales.

Las deducciones no exigidas por la ley (tales como cuotas sindicales, seguro médico y de vida y contribuciones benéficas) no se restan de los ingresos brutos, cuando se calcula el monto de los ingresos disponibles para fines de embargo.

Por ejemplo, si gana $ 1000 por semana y se le retiene el 40% de esa cantidad para las deducciones requeridas por ley, entonces sus ganancias disponibles son $ 600 por semana. De eso, se pueden embargar $150 (25% de las ganancias disponibles). Puesto que es menor que la cantidad alternativa que se puede deducir (30 veces $7.25 es igual a $217.50, que cuando se resta de $600, deja $382.50 sujetos a retención. Pero, esta cantidad es mayor que los $150 del cálculo alternativo.

El Título III especifica que las restricciones de embargo no se aplican a las órdenes judiciales de bancarrota y las cantidades adeudadas por impuestos federales y estatales. Algunos estados tienen sus propias leyes sobre el embargo de salario.

Si una ley estatal de embargo de salario difiere del Título III, el empleador debe observar la ley que resulte en el embargo menor. El Título III también prohíbe a los empleadores despedir a un empleado porque sus ganancias han estado sujetas a embargo por más de una deuda.

Si aún tiene preguntas sobre las leyes de su estado relacionadas con el embargo de salarios, puede comunicarse con la agencia de su estado que se ocupa de las violaciones de los estándares laborales y de salarios y horas, que se enumeran en la página de agencias gubernamentales estatales o con un abogado familiarizado con esta área del derecho.

El único motivo por el cual puede objetar el embargo es si lo han despedido en los últimos doce meses y recién está regresando al trabajo. Cualquier pregunta relacionada con dichos embargos debe remitirla a la agencia que inicia la retención.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.