10 consejos para invertir en bienes raíces

Anuncios publicitarios

El sector de bienes raíces o inmuebles es, sin duda, una de las alternativas de inversión más estables, seguras y rentables que existen en la actualidad.

Se dice que es estable, debido a que las personas están siempre en una constante búsqueda de viviendas en la que puedan empezar una nueva vida de estabilidad personal y financiera, de manera que siempre habrá demanda para sus inmuebles.

Por otro lado, se dice que es segura, debido a que el precio de los inmuebles se aprecia enormemente con el tiempo, de manera que no importa cuánto demore en vender el inmueble, -usualmente se concreta en 1 a 3 años- pues siempre tendrá un margen de ganancia superior al precio inicial del inmueble.

Y finalmente, se dice que es rentable, debido a que al comprar un terreno a un precio bajo, podemos construir dicho terreno y venderlo a un precio muy superior, que incluso puede superar el 50%, o rentarlo y obtener un buen ingreso fijo mensual.

Todas las características anteriores, sin embargo, están en función de la economía del país en donde se poseen los inmuebles. A sí que, para hacer una inversión inteligente en la compra de inmuebles, para su posterior reventa o renta, lea los consejos de a continuación.

Lea también:

10 consejos para invertir en bienes raíces o inmuebles

1. Analizar la economía del país donde pretende invertir en inmuebles

Al pensar en invertir en bienes raíces en un país, es importante que de seguimiento a los siguientes aspectos de una economía liberal: tasas de interés, tasas de crecimiento del PIB, inflación, tasa de natalidad, distribución del ingreso, indice de construcción de viviendas, datos del sector construcción y los impuestos.

De forma que si nos encontramos, por ejemplo, con una tasa de interés de referencia del Banco Central del país en un nivel bajo, significaría que el país está dando incentivos para que cualquier persona pueda obtener créditos o financiamientos a bajos intereses. Lo cual, podría indicar que habría una demanda presente para el mercado inmobiliario, siendo de esta manera, propicio para la compra y reventa o renta de inmuebles.

2. Invertir en terrenos

Los terrenos son grandes generadores de riqueza. Hace unos años, por ejemplo, conocí a un jubilado que en el año 1995 invirtió cerca de 3000 dólares en la compra de un terreno, y en el 2015 vendió ese mismo terreno en 500 mil dólares americanos a una constructora.


De forma que, si los hubiera puesto en alguna cuenta de ahorro no habría pasado ni de los 20 mil dólares americanos en esos 20 años de inversión.

Lo que lleva a la conclusión de que invertir en terrenos es una apreciación garantizada a largo plazo. Esto ocurre debido a que las ciudades de todo el mundo se están expandiendo de forma vertical y horizontal a un ritmo acelerado.

Muchos condominios de lujo, por ejemplo, son construidos en verdaderos pantanos, o terrenos inundados alrededor de lagunas, que no tendrían ningún valor a los ojos de una persona común.

3. Invertir en bienes inmuebles usados

En este preciso momento, miles de inmuebles usados ​​están detenidos en las inmobiliarias. Son apartamentos y casas despreciados por el consumidor final.

El inversionista preparado es capaz de identificar estas oportunidades, mejorar estos inmuebles y luego venderlos para obtener un enorme retorno a corto plazo.

4. Invertir en inmuebles según la ubicación

El secreto de la ubicación, se encuentra en la elección correcta de los inmuebles. Hay grandes oportunidades en segmentos diferentes como inmuebles populares, salas comerciales, tiendas, galpones, casas de veraneo y hostelería. Es importante conocer cada uno de estos negocios.

5. Construir inmuebles para vender o alquilar

Ésta es otra forma de multiplicar su patrimonio. Cuando usted compra un inmueble listo está pagando el costo de construcción y el beneficio de quien construyó. Y créame, este beneficio es absurdamente alto.

Por ejemplo, conozco a un pequeño comerciante que antes de retirarse compró un terreno en un barrio pobre de la ciudad. Construyó un inmueble de 3 pisos con 9 pequeños apartamentos, invirtiendo en ello, alrededor de 150 mil dólares americanos en el terreno y la construcción.

Antes de que las obras terminaran, ya había alquilado los 9 apartamentos por 170 dólares americanos cada uno. De esta forma, obtuvo una buena jubilación. Actualmente, el edificio vale más de 300 mil dólares americanos.

6. Invertir con seguridad

Invertir en bienes raíces puede ser arriesgado si antes no invierte en conocimiento. Comprar un inmueble no es como comprar un automóvil en una concesionaria. En el departamento de justicia de los diferentes países del mundo, se encuentran miles de procesos contra inmobiliarias, y constructoras.

Grandes empresas del mercado están involucradas en casos de falta de respeto al consumidor. Y lo que más genera estos problemas es la falta de información, por lo que nuevamente reiteramos que invierta en conocimiento.

7. El valor de un inmueble depende de su uso

Existen muchos edificios cerca de usted que están siendo infra-utilizados, es decir, hay inmuebles residenciales que son pésimas inversiones si se adquieren para uso residencial y óptimas si se transforman en inmuebles comerciales. La situación contraria también puede suceder, por lo que, el inversionista informado y preparado es capaz de identificar este tipo de oportunidades, difícil de ser percibida por el consumidor común.

8. Invertir con poco dinero es posible

Usted no necesita tener mucho dinero para invertir en el mercado inmobiliario. Esto debido a que, hoy en día, se puede obtener un financiamiento para inmuebles a través de un consorcio.

9. Invertir usando la razón y no la emoción

Mientras que la mayoría de la gente compra inmuebles de forma emocional, movidos por el impulso, por los aspectos visuales y sentimentales, el inversor trabaja racionalmente. Transformar terrenos llenos de matorrales en un  paraíso es la especialidad de los inversores.

Para un inversionista preparado no hay inmueble malo, no importa si está dentro de una favela o en el barrio más noble de la ciudad. Un buen inmueble para la inversión no tiene que ser hermoso, ni estar bien ubicado, lo único que tiene que dar es una ganancia.

10. Forme un grupo de inversiones

¿Tienes un amigo abogado? ¿Tiene otro amigo que es ingeniero o arquitecto? ¿Usted entiende de finanzas? ¿Por qué no reúne a sus amigos y crea su propio fondo de inversiones inmobiliarias?

Juntos, ustedes son grandes y en el mercado inmobiliario esto marca la diferencia.

Hay grupos de amigos, por ejemplo, que se unen para comprar emprendimientos enteros a precios ganga debido a su poder de negociación. Mientras que otros, sin embargo, prefieren unirse para construir un edificio y luego alquilar departamentos. Así que, sea cual sea el propósito de su unión, tenga por seguro que tendrá más posibilidades de éxito.