Cómo montar una ferretería

Anuncios publicitarios

Si bien hoy en día muchos negocios rentables pueden ser totalmente digitales, aún son muchísimas las propuestas de emprendimiento que requieren de un espacio físico en el que puedan desarrollarse. Una de ellas son las ferreterías, estos comercios dedicados a la venta de artículos indispensables tanto en el hogar como en cualquier otro sitio.

Lea también:

¿Por qué una ferretería?

Este tipo de negocios son necesarios en cualquier parte del mundo, pues en todos lados hay construcciones, hay que hacer reparaciones, mantenimiento, etc. Además, estos trabajos se realizan constantemente, así sea algo mínimo como reponer una bombilla que se ha consumido, por lo que siempre habrá ventas, incluso en tiempos de crisis.

Otro punto a tener en cuenta es que los productos que venden en las ferreterías no son perecederos, por lo que la inversión inicial va a recuperarse tarde o temprano.

¿Cómo se desenvuelve el mercado de las ferreterías en la región?

Tanto en las grandes ciudades como en los pueblos pequeños se necesitan comercios ferreteros para surtirse de materiales para construir edificaciones o mantener las existentes. Este tipo de negocios son necesarios en cualquier lado porque sus productos son altamente demandados y utilizados por todo el mundo.

Sin embargo, hay que hacer un estudio previo para determinar cuál es la mejor ubicación para la tienda y qué productos van a venderse allí, y esto depende de algunos factores, como el target y la competencia.

Target

Definir el público objetivo es primordial para emprender cualquier negocio. Esto facilitará las cosas al momento de tomar decisiones. En el caso de las ferreterías, en la actualidad, lo usual son los clientes profesionalizados, por lo que existen más ferreterías especializadas, que abarcan más departamentos en los que hay más que ofrecerles.

Sin embargo, no son los únicos clientes que hay, por lo que es importante clasificarlos según el motivo de su compra:

· Necesidad. Son quienes acuden a la ferretería para comprar un artículo en específico y por alguna eventualidad. Por lo general, buscan productos para reparaciones, instalaciones o arreglos sencillos.

Anuncios publicitarios


· Pasatiempo. Son los aficionados al bricolaje, que están en la búsqueda de materiales para poder llevar a cabo sus proyectos en el hogar. Son clientes asiduos, pero no compran en gran volumen, sino en cantidades limitadas y de artículos muy específicos.

· Trabajo. Son quienes se dedican enteramente al sector de construcción, electricidad, jardinería, plomería, entre otros. Por lo general, son los clientes más frecuentes debido a que constantemente están en la búsqueda de insumos para poder producir.

Competencia

En este sector la competencia es bastante alta porque se trata de un negocio muy rentable, así que la mejor manera de destacar es diferenciándote con un valor agregado. Esto significa ofrecerle al cliente una experiencia de compra distinta a la que puede encontrar en otro local.

Los principales establecimientos comerciales que pueden ser considerados competencia son:

· Almacenes en cadena. Estas tiendas suelen ser muy grandes y ofrecen una gran variedad de productos, por lo que es más probable encontrar buenas ofertas y todo en un solo sitio. Además, por lo general, estas sucursales cuentan con personal entrenado para ofrecer a los clientes la asesoría específica por cada departamento.

· Autoservicio. Este tipo de tiendas ofrecen gran variedad de insumos y artículos para bricolaje. Además, en estas tiendas el servicio a los clientes es tan agradable que incluso puede haber un cafetín o una guardería para niños dentro del establecimiento.

· Ferreterías tradicionales o de confianza. Son los típicos locales que tienen toda la vida vendiendo lo mismo y sus dueños ya han formado una clientela fija y fiel, por lo que es difícil quitársela. Entonces muy es probable que las personas que toda su vida han comprado ahí cada vez que deben reparar o reponer algo en casa prefieran seguir yendo a su almacén de confianza.

Paso a paso para montar una ferretería

Si deseas emprender un negocio ferretero, no solo es necesario delimitar tu target y tu competencia; también debes establecer otras variables:

1. Escoger la ubicación. Dónde instalar el local es una de las decisiones que debes tomar con base en la demanda de este negocio en la localidad que tengas pensada, si ya hay otros cerca, etc.

2. Asegurar que haya espacio suficiente. El tamaño del local depende del volumen de mercancía que tengas y tendrás. Recuerda que este negocio se basa en almacenar productos de diversos tamaños, por lo que es importante contar con un sitio amplio.

3. Conseguir la mercancía. ¿Qué tipo de artículos tendrás en inventario? ¿Ofreces lo mismo que los demás locales? Debes hacerte con una lista de distribuidores para que nunca te falte mercancía. Algunos de los artículos que pueden vender son:

  • Accesorios sanitarios.
  • Guantes.
  • Válvulas.
  • Bombillos.
  • Compresores.
  • Arena.
  • Herramientas: eléctricas o manuales.
  • Tornillos.
  • Cerrajería.
  • Griferías.
  • Pinturas.
  • Pinturas empastadas.
  • Mayólicas.
  • Tejas.
  • Cables.
  • Tubería PVC.
  • Cemento.
  • Pegantes.
  • Cerámica.
  • Disolventes.
  • Herrajes para colgar
  • Pernos.
  • Bisagras.
  • Adhesivos.
  • Herramientas eléctricas y manuales.

4. Instalar el mobiliario. Debes comprar y armar todos los muebles y equipos necesarios para gestionar tu negocio en el local, como las estanterías, mesas, sillas, cajas registradoras, teléfonos, computadores, etc.

5. Hacer convenios. Puedes aliarte con algunos contratistas, electricistas, fontaneros, entre otros, para conseguir más clientes. Mientras tú puedes ofrecer sus servicios, ellos pueden vender tus productos. Eso sí, verifica siempre que su trabajo sea bueno y que tengan referencias de buena reputación.

6. Tienda online. La presencia en Internet es siempre importante y positiva, pues con ella puedes llegar a más clientes. Tener un sitio web con blog y redes sociales te ayudará a expandir tu alcance. Además, puedes brindar el servicio de cotizaciones en línea, que tanto les facilita el trabajo a los contratistas.

Recuerda que una atención personalizada, con recurso humano capacitado para asesorar correctamente y no solamente vender, ofrecer precios competitivos, mayor variedad de productos, una calidad duradera, garantía, entre otros, son maneras de lograr un cliente y no simplemente concretar una venta. Fidelizar un cliente es hacer que vuelva a tu negocio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *